Unos pequeños consejos y un poco de cuidado pueden hacer que las prendas nos duren más tiempo en perfecto estado.

Manchas que antes no se veían, malos olores, alteraciones del color y deformaciones son las consecuencias más frecuentes de una mala conservación.


Conservación de los textiles.

  • Como norma general no se deben guardar las prendas de una temporada para otra sin lavar o limpiar. El polvo, el sudor, los restos de perfumes o desodorantes pueden ser la causa de que, con el tiempo, aparezcan manchas que resulten más difíciles o imposibles de eliminar.
  • Si se encuentra con alguna mancha es sus prendas, no aplique ningún quita manchas comercial si no tiene la seguridad de que el resultado va a ser el deseado, no se arriesgue a probar recetas caseras. Confíe en nosotros y le ayudaremos a conservar sus prendas en perfecto estado.
  • Es conveniente mantener seca y ventilada la ropa sucia hasta el momento de lavarla o llevarla a la tintorería, de lo contrario la humedad puede ocasionar la aparición de moho y mal olor.
  • No guarde su ropa en sótanos, desvanes o lugares en los que puede haber humedad.
  • No recomendamos guardar su ropa en bolsas o fundas de plástico, si necesita protegerlas use fundas de tela.
  • Evite guardar la ropa demasiado apretada en el armario, ya que una mala ventilación podría causar malos olores, moho o polilla.
  • No deje la ropa en un lugares donde le pueda dar la luz directa, podría decolorarse.
  • Cuando traiga una prenda a nuestra tintorería indíquenos siempre que sea posible las manchas que ha visto, especialmente las de sudor, sangre y orina ya que para un resultado optimo es muy importante tratarlas antes de introducir las prendas en la máquina de limpieza en seco.
  • Limpie juntas todas las prendas que formen parte de un conjunto como trajes, cortinas, edredones, cojines para evitar diferencias de color.
  • Es recomendable no usar dos días seguidos las mismas prendas. Un tiempo de descanso permitirá a las fibras recuperar su estado original evitando deformaciones en las prendas.
  • Le recomendamos revisar su ropa después de cada puesta para comprobar si necesita limpiarla; recuerde que la suciedad y las manchas pueden quitarse más fácilmente cuando son recientes.
  • Antes de traernos su ropa, compruebe que todos los botones estén firmemente sujetos: es común que los botones flojos se suelten durante el lavado y es difícil encontrarlos.
  • No guarde prendas de lana muy apretadas, porque pueden producirse arrugas permanentes y dañarse las fibras. Estas prendas, generalmente, deben doblarse, pueden dañarse si las cuelga, dóblelas y abroche botones y cierres, sobre todo las blusas.
  • No se debe cortar nunca las etiquetas de las prendas, si se ve obligado a hacerlo guárdelas y tráigalas cuando lleve la prenda a limpiar. Las etiquetas explican las características de las mismas (composición en porcentajes, origen de la prenda y su forro o interior…), del fabricante y el trato concreto referido al lavado, secado, planchado y conservación. Siguiendo las instrucciones puede asegurarse la mayor vida posible de la prenda y su correcto uso. Resulta una garantía de mantenimiento para el usuario y una guía de trabajo para el profesional de la tintorería.
  • Utilice perchas de madera o plástico con forma para abrigos o prendas pesadas o largas, como vestidos de fiesta. Fíjese que, las perchas, no sean más grandes que las prendas que va a colgar. Esto podría deformar su ropa.
  • Coloque un antipolillas entre la ropa. No utilice aerosoles.
  • Si sus prendas tienen un botón flojo, un hilo suelto, el dobladillo descosido o el cierre roto, es recomendable arreglar estos desperfectos antes de guardarla

Categorías: ConsejosTrucos