Si vemos en casa una mariposa pequeñita como la de la imagen puede ser que tengamos un problema, y si no le ponemos remedio pronto se puede convertir en una pesadilla.

Hay dos especies de polillas de la ropa que comúnmente infestan los hogares: la polilla portaestuche (Tinea
pellionella) y la polilla de la ropa común (Tineola bisselliella).

En realidad es la oruga (etapa larvaria) de estos insectos las que se comen los tejidos.

Las polillas se alimentan de todo tipo de materiales secos de origen animal, como lanas, mohair, pelo, cerdas, pieles y plumas e insectos muertos, y esto incluye prácticamente cualquier cosa que tengamos en el armario, prendas de vestir, mantas, edredones, tapetes, además también atacan a las alfombras, cortinas, almohadas, colchones, tapicería, pieles, fieltros u otros tejidos naturales o sintéticos mezclados con lana.

Se encuentran casi siempre en lugares oscuros, no les gusta la luz del sol y no se sienten atraídos por la luz de las lamparas, esta es una forma de diferenciarlas de otro tipo de mariposas. Pueden verse revoloteando en esquinas oscuras o en el borde de un círculo de luz. Cuando la superficie en la que están descansando se mueve, corren rápidamente para cubrirse o vuelan a un área más oscura para esconderse.

Las infestaciones a menudo comienzan cuando las lanas se almacenan incorrectamente en lugares oscuros y no se tocan durante largos periodos de tiempo.

Descripción

Las polillas adultas de estas dos especies se parecen mucho.

Son de color tostado amarillento con una longitud de las alas de aproximadamente 1 centímetro.

Las larvas son blancas con cabezas de color marrón o negro, y también miden alrededor de 1 centímetro de largo.

Las larvas de la polilla portaestuche se les llama así porque fabrican una funda protectora de seda y fibras de material, a menudo mezclándose con
la tela de modo que no se note ningún daño hasta que se produzca un agujero o una mancha.

La polilla de la ropa común hila una seda sobre las fibras de las que se alimenta, pero no forma una funda alrededor de sí misma hasta que está listo para entrar en la pupa (etapa de reposo).

Ciclo de vida

Las polillas, igual que otras mariposas, sufren una metamorfosis completa: huevo, larva, pupa y adulto. Depositan huevos blancos blandos en la ropa o los muebles. Una sola hembra puede depositar de 100 a 300 huevos que eclosionan en una o dos semanas durante el verano, aunque si tenenemos calefacción pueden verse en cualquier época del año. Después de dejar los huevos, las diminutas larvas empiezan a alimentarse y pronto comienzan a hilar un poco de seda; ya sea en forma de estuche o como hilos sobre la tela.
El tiempo que tarda una larva en madurar varía mucho, desde unos 40 hasta más de 200 días. La etapa de pupa se forma en el lugar donde se alimentan las larvas y generalmente tarda entre 1 y 4 semanas en eclosionar.

Matenimiento

Hay algunas cosas que podemos hacer para proteger la ropa y los muebles contra los daños causados ​​por las polillas.

a) Revise regularmente todos los armarios al menos una vez al año, vacíelos y aspire bien los armarios y cajones para eliminar la pelusa de la que se puedan alimentar las larvas.

b) Si una prenda esta muy infestada debería deshacerse de ella, una vez que se ha producido el daño, puede resultar difícil de reparar satisfactoriamente.

c) Al comprar, busque lanas y mezclas de lana sintética que hayan sido tratadas por el fabricante con un compuesto resistente a las polillas, o evite los productos de lana.

d) En el hogar, limpie con frecuencia para evitar que se acumulen pelusas, polvo o cabello. Limpieza regular de alfombras, cortinas, muebles tapizados, ropa de cama para mascotas, armarios, grietas y hendiduras en los suelos, detrás de los calentadores, los conductos de aire caliente, las rejillas de ventilación, es importante. Particularmente susceptibles son las áreas que están bajo muebles que rara vez se mueven y a lo largo de zócalos donde se puede acumular pelusa. Después de usar la aspiradora, vacíe la bolsa porque puede contener huevos o larvas.

e) Limpie  las prendas con regularidad antes de guardarlas. Las polillas de la ropa se sienten atraídas por los artículos manchado por alimentos, bebidas, sudor u orina. Para las pieles, la limpieza profesional y el almacenamiento en lugares frescos es lo mas recomendado.

f) Almacene los artículos correctamente. Coloque los artículos limpios en recipientes de almacenamiento herméticos. Si las prendas están completamente limpias cuando las guarda estarán a salvo de las polillas.

g) Si tiene artículos infestados, a menudo puede eliminar las larvas y los huevos cepillándolos y poniéndolos al sol, o llevar las prendas a una tintorería, la limpieza en seco los elimina. Un buen cepillado, siempre al aire libre, particularmente en las áreas alrededor de los puños, los cuellos y otros lugares ocultos, si se hacen periódicamente, pueden ser eficaces para destruir las polillas de la ropa. En el caso de que almohadas, colchones o muebles tapizados estén infestados, acuda a profesionales en el control de plagas.

h) Existen en el mercado trampas de feromonas para atrapar polillas. La feromona, un atrayente sexual en este caso, atrae a los machos a la trampa donde quedan atrapados. Deben colocarse en los armarios, ayudan a detectar la presencia de la polilla  y a reducir el número de polillas machos, pero no proporcionan un completo control.

i) Plaguicidas: generalmente no se sugiere el tratamiento en el hogar de las prendas. Aunque hay algunos insecticidas que son adecuados para eliminar las polillas debe leer la etiqueta detenidamente, no todos los productos están hechos para usar en tela; algunos pueden tener una base de aceite que no debe usarse en telas que se manchan fácilmente. Para evitar dañar una alfombra o un taela, pruebe primero en un área pequeña.

j) Si tiene una infestación generalizada, es recomendable contratar los servicios de un profesional de control de plagas.