La plancha, como lograr un buen acabado.

Algunos cosejos útiles.

La plancha.

Compruebe las etiquetas.

Organize el trabajo.

Lavar y secar la ropa se ha convertido, gracias a las lavadoras y las secadoras, en una tarea muy sencilla y comoda, basta con introducir las prendas, progamar la máquina y ella realizará todo el trabajo en la gran mayoría de los casos.

Sin embargo la tarea del planchado sigue siendo una de las más pesadas de la casa, aunque la evolución de las planchas ha sido muy significativa, apareciendo en el mercado planchas con unas prestaciones casi profesionales.

A lo largo de esta guía trataremos de explicar, con unos sencillos consejos y algunos trucos el fundamento del planchado para tratar de facilitarle un poco más esta labor.


Antes de planchar sus prendas, al igual que en el lavado y el secado, compruebe siempre la composición en la etiqueta, hay que tener en cuenta el tipo de tejido a planchar, para controlar temperatura, vapor, y otras características. Para entenderlas fácilmente, puede ver nuestra ficha sobre las etiquetas de las prendas.
Dependiendo de como se organize para realizar esta tarea debe de tener en cuenta una serie de factores que le ayudarán a que esta sea lo mas sencilla y segura posible, tanto para usted como para sus prendas.
Basandonos en la experiencia adquirida a lo largo de estos años, un modo de realizar el planchado sería el siguiente:

La zona de planchado:

  • Como ya hemos mencionado, una de las tareas que resulta más pesada y que puede contribuir a mantener una posición viciada y perjudicial, es planchar. Para lograr una postura correcta mientras se plancha y conseguir la máxima comodidad posible con el objeto de que suponga un menor esfuerzo lo primero es crear un espacio de trabajo adecuado.
  • En pocas ocasiones se puede disponer de un cuarto dedicado al lavado y planchado de la ropa, por lo que lo más habitual es usar la cocina o la sala de estar para esta tarea,.Deberá habilitar un espacio lo suficientemente amplio para poder movernos con comodidad, una buena iluminación y la puerta abierta para evitar que la concentración del calor pueda llegar a ser una molestia.
  • Una buena solución puede ser el adquirir un mueble de planchado. Estos mueblen además de incorporar la tabla de planchar, pemiten tener todo organizado tanto cuando esta planchando, como a la hora de recoger los utensilios.
  • La tabla de planchar debe ser relativamente alta, llegando hasta la altura de la cintura o ligeramente por encima, a la altura de la palma de la mano cuando estamos de pie, de modo que podamos mover la plancha manteniendo la espalda recta.
  • Mantenga un pie en alto y apoyado sobre un objeto o reposapiés alternando entre un pie y otro regularmente. Si en algún momento debe hacer fuerza sobre la superficie, baje el pie del reposapiés, retráselo en relación al otro pie y apoye la mano con la que no sujeta la plancha en la mesa. De esta forma su peso será mantenido por la mano con la que se apoya y sus dos pies, y no lo soportará su columna. En esa postura, utilice el brazo, y no su peso, para presionar la plancha contra la tabla.
  • No se debería planchar mucho tiempo seguido. Una forma de evitar los trabajos repetitivos que sobrecargan los músculos es alternar con otras tareas dométicas o crear variaciones de postura en un mismo trabajo.

La temperatura

La temperatura correcta de la plancha determinará en gran medida el resultado final. Según la norma ISO 3758, en el etiquetado de los tejidos la temperatura ideal de planchado está indicada por uno, dos o tres puntos colocados dentro de un símbolo de plancha. La norma EN 60311 establece las temperaturas que deben alcanzar las suelas de las planchas con cada uno de estos símbolos.

  • 1 punto: Temperatura entre 70 y 120 ºC., indicada para planchar fundamentalmente fibras químicas como el acetato, elastano, poliamida, polipropileno, etc.
  • 2 puntos: Temperatura entre 100 y 160 ºC. , indicada para planchar algunas fibras químicas como por ejemplo el cupro, poliéster, triacetato, viscosa y algunas naturales de origen animal como la lana, o la seda.
  • 3 puntos: Temperatura entre 140 y 210 ºC., indicada para planchar fibras naturales de origen vegetal como el algodón y el lino.

Para controlar la temperatura de la plancha. Deje la plancha encendida durante un rato antes de empezar a planchar para que se estabilice la temperatura, que normalmente es cuando se apaga la luz de testigo.

Los tejidos

Según el tipo de tela y de prenda de vestir, deberá tener algunos cuidados especiales:

  • Clasificar las prendas separando las que requieren más temperaturas de las que requieren solo temperatura mínima. Es mejor comenzar planchando las que requieren una temperatura menor para ir graduando poco a poco hacia el máximo.
  • Consultar siempre las etiquetas con respecto a como plancharlas, para no llevarse sorpresas y planchar siempre a la temperatura indicada para la prenda, en caso de duda empezar a planchar con temperaturas bajas para ver como responde la prenda y en caso necesario ir subiendo poco a poco.
  • Hay que tener cuidado de no apoyar mucho tiempo la plancha sobre la tela de la tabla para evitar que se queme ni se deforme, sino nos hará marcas en cada prenda que planchemos.
  • Hay estampados que no permiten el uso de la plancha a ninguna temperatura, lo mejor es plancharlas con un trapo y del lado del revés.La tela vaquera tambien se plancha del revés y con la plancha bien caliente, mejor mientras aún esté algo húmeda.
  • El algodón y el lino se planchan ligeramente húmedos, del derecho y con la plancha caliente.
  • Las telas acrílicas se planchan al revés y con temperatura mínima.
  • Si la prenda tiene nylon o poliéster, tiene que estar bien seca y también se planchará al revés, para evitar que la tela brille.
  • Si plancha una camisa cuando aún esté un poco húmeda, obtendrá mejores resultados. Puede humedecerla con un pulverizador en caso de que ya esté seca. Planche desde las puntas hacia dentro del cuello para que no queden arrugas. Después, déle la vuelta al cuello y planche la parte interior del mismo. Siga por los puños. Coloque una mitad de la pechera sobre la tabla con la parte exterior boca arriba y alísela. Si es el lado de los botones, planche suavemente alrededor de ellos. Después, planche la otra mitad de la pechera.
  • Para planchar bordados, primero ponga una tela limpia sobre una manta doblada, despues el bordado sobre la tela boca abajo, por último ponga un paño fino y húmedo sobre la parte posterior del bordado y pasar de forma rápida la plancha bastante caliente.
  • Para planchar los pantalones con raya, empiece primero por los bolsillos y después ajuste la parte de arriba de los pantalones sobre el extremo de la tabla de planchado y pasar la plancha, para planchar la raya doble los pantalones a lo largo de manera que las costuras queden en medio y las rayas en los extremos, primero el interior y después el exterior de la pierna.
  • En caso de que el pantalón no sea de raya siga el mismo procemimiento pero cuando planche las piernas no llegue hasta los bordes.
  • Para una falda plisada, antes de planchar, mantener cada pliegue bien hecho sobre la tabla de planchar con la ayuda de pinzas en la parte inferior de la falda. Después planche normalmente.
  • Una corbata no se debe planchar, si se puede humedezcala ligeramente, meta agua muy caliente en una botella, enrolle la corbata alrededor y dejela durante unos instantes.
  • Para las prendas negras pase un paño húmedo antes de plancharlas para evitar los efectos de brillo que le dan un aspecto usado.

 

0 Comentarios

Deje una respuesta

Usted debe ser conectado para publicar un comentario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies